El tresarroyense peleará el próximo sábado en Las Vegas ante el estadounidense Richardson Hitchins.

El tresarroyense Gustavo Daniel Lemos comenzó a transitar la recta final que lo dejará frente a frente con el estadounidense Richardson Hitchins, en el combate que protagonizarán el próximo sábado en el Fontainebleau Resort de Las Vegas, Estados Unidos. El cotejo, a doce rondas, será una eliminatoria al título mundial superligero de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), que hoy presume el puertorriqueño Subriel Matías y hasta ahora únicamente se verá por DAZN -servicio de streaming por suscripción encargado de emitir deportes. El clásico ciclo ESPN Knockout intenta conseguir los derechos televisivos para transmitir el combate para America Latina, en los próximos días habrá novedades

Sellaron, el viernes, la preparación de Lemos comandada por su padre y entrenador Pedro Alem que ejecutaron en el Vikings Gym, recinto situado en la localidad de Merlo, Buenos Aires, en el cual el excampeón latino ligero y superligero FIB realizó la mayor parte de su campamento para confrontar el pulcro boxeo del invicto Richardson Hitchins. El tresarroyense, contó durante todo su acondicionamiento, con la ayuda del boxeador de peso mediano Brian Pérez (4-0, 2 KOs), oriundo de Benito Juárez, quien también está bajo las órdenes del mismo entrenador.

Durante la mañana de ayer, Lemos partió hacia los Estados Unidos junto a su equipo compuesto por Alem, Aníbal Amarilla (segundo) y Sebastián Rivero, integrante de OR Promotions. Durante los días próximos, previo al enfrentamiento, viajará Georgina Rivero -líder de la promotora mencionada-, quien contrató a un cutman para completar el equipo. Vittorio Starita será el encargado de curar los cortes e hinchazones.

De «Tresa» al mundo, Lemos, con una valija cargada de sueño y hambre de gloria, subió al avión rumbo a Las Vegas. La capital de la ostentación y un nuevo mundo lo esperan. Los imponentes casinos, glamorosos hoteles y luces por doquier, capaces de encandilar a cualquiera, le darán la bienvenida a ese oasis de lujo y entretenimiento. Una vez instalados transitarán la parte final del entrenamiento, cinta y quizás un poco de manoplas para mantenerse o seguir recortando peso, en caso de ser necesario. No suele sersencillo salir de la zona de confort y menos teniendo en cuenta que fue con poco tiempo, pero es para destacar que el boxeador oriundo del barrio Ruta 3 Sur ha tenido presentaciones óptimas cuanto más lejos se encontró de la ciudad que lo vio crecer; el calor de su público suele marearlo.

Apodado «El Eléctrico» o «Tito» para los más cercanos, Lemos ocupa el puesto N°7 del ranking mundial superligero FIB y llega a este combate con un récord invicto compuesto por 29 victorias, 19 por la vía rápida. Con 28 años recién cumplidos -24 de marzo-, salió del país por primera vez y será el primer tresarroyense en combatir en Estados Unidos, hecho complejo de realizar. Y ni hablar si mencionamos que es la segunda eliminatoria en su carrera, un acontecimiento poco común de observar y un acierto de OR Promotions. La primera fue en el peso ligero, cuando venció al galés Lee Selby por nocaut técnico en el quinto round, el 24 de marzo del 2022 en el Luna Park; su triunfo más importante.

Lemos sigue siendo, a pesar de los inconvenientes que atravesó en el pasado, una de las esperanzas del boxeo argentino. Es un púgil agresivo, veloz y potente, capaz de ejercer una presión asfixiante para cualquier oponente. Cuenta con un gran cardio, pese a que hoy es una incógnita debido a su escasa actividad, en dos años solo combatió un round y apenas duró 34 segundos. Mientras que Hitchins, durante el año pasado, realizó dos combates con un total de 22 rounds. El Eléctrico posee, además, unas condiciones naturales asombrosas que lo catalogan como el máximo exponente del deporte de los puños que ha brindado la ciudad.

La balanza, su peor contrincante

Con un antecedente en su contra, el frustrado pesaje para el enfrentamiento con Javier Clavero -a quien meses más tardes noqueó en lo que fue su última pelea el 15 de diciembre del año pasado-, el kilaje de Lemos es uno de los asteriscos a tener en cuenta y la primera batalla, sin dudas, será en la báscula. Se encontraba situado en el puesto número N°1 del ranking mundial FIB de las 135 libras (61,235 kg), lugar que cobró trasderrotar y retirar del boxeo a Lee Selby, cuando fue excluido del mismo tras fallar en la balanza. Hoy, asentado en la categoría de las 140 libras (63,503 kg) Tito no parece tener tanto inconveniente y ese suceso aparenta estar socavado.

La dificultad es el combustible para alimentar la motivación

Existe una diferencia notoria entre ambos boxeadores. Su rival se mantiene con mucha actividad en las redes sociales, exhibe casi a diario sus entrenamientos, sesiones de sparrings y dedicó algunas frases a su oponente, acariciando la fanfarronería. Lemos, fiel a su estilo, permanece en su estado hermético característico. Callado pero enfocado con un tímido tono al hablar dijo: «Ojalá esté bien preparado Hitchins, que tanto viene hablando. Vamos a ver que trae guardado”.

En la esquina opuesta, Richardson Hitchins, nacido en Brooklyn, pero hijo de padres haitianos. Con 26 años de edad ocupa el puesto N°3 del ranking mundial superligero de la FIB, posee tres títulos internacionales y ostenta un récord imbatible de 17 triunfos, siete por nocaut. Es preciso a la hora de atacar y se mantiene entre la media y larga distancia. Posee un boxeo elusivo y metódico, para muchos aburrido, y cuenta con más experiencia. Tiene una pegada respetable, por su justeza, pero no es un noqueador.

Sin embargo, a pesar de disponer de gran precisión, existen algunos puntos débiles en el boxeador nacido en Nueva York. Su costado izquierdo es una ventana abierta, baja mucho la mano zurda y, en ocasiones, los swings derechos aterrizan con pase libre. No cuenta con una guardia hermética, suele recibir golpes y ya tocó la lona cuando enfrentó a Tresean Wiggins en el 2019. A la hora de salir de la zona de cuerdas tampoco abundan los recursos, por eso prefiere mantenerse en mayor medida en el centro del ring. “Yo voy a ir para adelante en todos los rounds y Hitchins va a correr (risas)”, manifestó El Eléctrico en una entrevista que realizó el periodista Tomas Aguirre para Boxeo de Primera (TyC Sports).

Aún es una incógnita si estarán o no en juego los cetros que luce el estadounidense, al menos no están plasmados en el contrato. Existirá en este duelo la cláusula de rehidratación de la FIB que consiste en no excederse de las 10 libras (4,5 kilogramos) por encima de la división la mañana del día del combate. Este requisito suele costarle al norteamericano que parece hidratar en demasía, veremos cómo influye en el argentino

Vencer a Hitchins, la llave que abre la chance mundialista

El vencedor se convertirá en el retador obligatorio del actual campeón de la división, el temible puertorriqueño Subriel Matías, que se consagró el año pasado, tras derrotar por nocaut técnico en el quinto capítulo al bonaerense Jeremías Ponce. Apodado «El Orgullo de Maternillo», con 31 años, luce un récord escalofriante de 20 triunfos, todos por nocaut y una derrota -la cual vengó tiempo después-.

En noviembre del 2023, Matías, defendió la corona con éxito ante el uzbeco Shohjahon Ergashev, siendo el quinto rival consecutivo que no quiere salir al próximo asalto, producto del castigo proporcionado por el boricua. Acaba de firmar con Matchroom, lo cual facilita realizar un enfrentamiento con el ganador del próximo fin de semana y ya tiene un compromiso; enfrentará en Puerto Rico al sexto invicto, el australiano Liam Paro el 15 de junio.
A diferencia de Hitchins, el puertorriqueño tiene un estilo completamente diferente, es un peleador agobiante, con mucha absorción de golpes y no acostumbra a dar un paso atrás. Pero Lemos, primero tendrá que superar el escollo del sábado, que, si bien es complejo, dista de ser imposible. Tener un contrincante superior es el sustento perfecto para agigantar su estimulación. Un instinto agresivo irradia del cuerpo del tresarroyense e invita a evocar al argentino Marcos “Chino” Maidana cuando vapuleó desde el primer campanazo al estadounidense Adrián Broner en el 2013, el escenario podría repetirse. La cuenta regresiva inició, las agujas del reloj aturden al moverse y lo cierto es que el púgil local goza de la visa, pero carece del boleto para el título del mundo. ¡A por ello Tito!

(*) Fernando Sabatini es un periodista de nuestra ciudad y relator de Boxeo de Primera Promocional (TyC Sports y TyC Sports Play) y La Casaca Boxing (YouTube).

Fuente: La Voz Del Pueblo. Por Fernando Sabatini (*)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *